POR GUSTAVO GONZÁLEZ: CON LA LEY PREVISIONAL NADIE SE BENEFICIA

0
257
En el día de hoy se aprobó la Ley de Reforma Previsional, ésta recibió varias críticas en cuanto a la movilidad jubilatoria, el aumento “opcional” de la jubilación, la posible inconstitucionalidad, no resuelve el 82% Móvil y la relación entre lo que cobra un jubilado y el Salario Mínimo Vital y Móvil.
La aprobación de esta reforma no resuelve el problema futuro de Argentina con respecto a un sistema previsional de reparto desfinanciado que sólo tiene un stock de unos 60.000 millones de dólares acumulados en el Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) de la Anses pero un 80% del mismo son títulos públicos del Estado y Lebacs emitidas por el Banco Central de la República Argentina.
Pero hay algo central, los niños y los ancianos de nuestro país son los sectores más vulnerables y el Estado tiene atender de manera muy particular a estos casos de manera integral. Estos no pueden ser medibles en términos cuantificables, sino que la sociedad argentina debe ser solidariamente responsable de ellos y no al revés. Por lo tanto la discusión sobre el sistema previsional requiere un debate en profundidad que esta ley no contempla. Considero que la Unión Cívica Radical, atendiendo a su compromiso histórico a los sectores más vulnerables, y por ser el creador del Artículo 14bis de nuestra Constitución, debió rechazar esta norma, o al menos reasegurarse que los jubilados estén en mejores condiciones con la aprobación de la ley, y esto no parece quedar claro, más aún; pareciera que al día siguiente estarían perdiendo derechos.
Dicho esto, el escenario teñido de violencia de un grupo hoy minoritario, pero influyente que apostaron desde el mismo día que asumió el nuevo gobierno a un “Operativo Helicóptero”, debe ser enfáticamente repudiable. Ningún presidente de extracción NO Peronista terminó su mandato desde 1946 hasta la fecha, y algunos pretenden que ese designio se convierta en ley. El artículo 22 de la Constitución reza que “El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticione a nombre de éste, comete el delito de sedición”.
La arrogancia de la violencia no es nueva en la historia Argentina, y con sólida experiencia en esta materia, nunca nos llevó por buenos caminos. Los mismos que dejaron a los jubilados en esta situación, de manera cínica son los que se arrogaban su defensa.
Esta semana nadie ganó, ni los jubilados, ni la democracia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here