Murió Duckardt: Maestro de políticos

La partida física de Juan Carlos Duckardt, este viernes 26 de octubre, motivó condolencias desde los sectores más variados; desde la promoción 1962 de la Escuela Nacional de Comercio de Quilmes, hasta los diversas líneas del peronismo donde siempre militó.

2
102

Por Alberto Moya:

Había vivido su etapa veinteañera en tiempos de la Resistencia, desde el frustrado primer intento de regreso de Juan Perón en 1964, hasta el retorno definitivo con la masacre de Ezeiza el 20 de junio de 1973. Los 30 lo hallaron ante el final de los días del líder al que seguía por su defensa de los más pobres.
En el último día de aquella democracia festejó sus 32 años.
De los estertores de la dictadura, Roberto Pansini recuerda que “empezamos por el ‘82 (en el) Movimiento de Bases Peronistas, en la vieja casona”.
Con la recuperación de la posibilidad del voto, fue testigo de la primera derrota electoral del PJ. No obstante, poco después, cuando se armó la Renovación en oficinas de Antonio Cafiero, a la primera reunión en Ezeiza quien asistió por Berazategui fue Juan Carlos.
Para la elección de 1985, ya era el armador de la Renovación. Su capacidad y dotes negociadoras le valieron ser electo secretario administrativo del bloque Justicialista nada menos que en el Senado, donde no se reúne ningún ‘nene de pecho’ de la política en la provincia más grande del país. Así llegó secretario administrativo de la Legislatura.
No era exagerado definirlo como uno de los berazateguenses que más sabía. Con eso especulaba Juan José Mussi cuando, en 1987, consideró que fuese candidato a una senaduría que, al final, fue para Dante Palladino, ex secretario de Gobierno de la dictadura.
Dos años después, ya con 45, el triunfo del menemismo en la interna llevó a los cafieristas a negociar; el primero en correr hacia La Rioja fue Mussi. Empezaba una nueva etapa y Duckardt lo entendió.
No obstante, siempre que pudo, intentó equilibrar la balanza en el plato enfrentado al mussista. Militó junto a los seguidores de Arturo Ramón –secretario de Estado menemista– en el Concejo Deliberante donde una de sus hijas –Griselda– fue secretaria de bloque del PJ disidente.
Permaneció fiel más allá de aquella década infame de remate del patrimonio nacional, pero no por especulación sino por una rara mezcla de esperanza y empecinamiento en ver al peronismo como la mejor herramienta de transformación popular.
Habrá de repetir esa convicción tras el desgobierno de Fernando De la Rúa, con la mirada sosegada, aunque no desmovilizada, de sus 57 años.
En comparación –justificaba– Carlos Menem había sido un estadista. Incluso años después del crítico 2002, rumiaba con un regreso histórico. “No me faltó razón” –dirá–, cuando le vio ganar las presidenciales del 2003 ante Néstor Kirchner.
En Berazategui, como muchos, jugó con Roberto ‘Mata’ Rodríguez en la interna contra Mussi en la que le ganaron la minoría. Así le consiguió a su esposa, Raquel Angélica Balazini, el lugar 12º en la lista de concejales, que la hizo quedar como suplente pero que, por las renuncias de Carlos Balor y Laura Lacava –integrantes del Departamento Ejecutivo– le permitió ejercer como edil.
En 2005, con la irrupción de Cristina de Kirchner en la gran escena por su competencia contra Chiche Duhalde, se abrió una posibilidad de ruptura en el bloque justicialista local. Duckardt me confirmó que no los tendría entre sus filas.
Permaneció leal a su palabra también en 2007, cuando fue candidato a intendente del menemismo aunque con la lista 20 de la UCD –el partido liberal que fundara Alvaro Alsogaray–. Meneaba apenas la cabeza cuando me admitía lo que eran las vueltas de la vida: Un peronista de ley en la boleta de un partido antiperonista. Encaró ese desafío con Carlos Gallego, José Luque y Landi Acuña, más Horacio Biondi para el Consejo Escolar. Sabía que era una mera lista testimonial, presentada en un local de 12 casi Mitre, con poca gente y casi nadie de la prensa: “Queremos saludar al único periodista inteligente de Berazategui”, me halagaron, en la presentación.
Con nada, juntaron 2311 votos; 1,62%. Dos lucas y media de gente no es poco para una interna.
Seguiría siendo testimonial en la elección de 2009 cuando se barajó su nombre para el 14º lugar –que al final fue para Sonia J. Pavarini– en la lista de diputados provinciales por el Frente Es Posible, que orientaba Alberto Rodríguez Saa. (Mariela Muñoz iba 1ª por el Partido Renovador; mientras Valeria Lucia Zeitlin, Mario Raitman y Ernesto Salgado repartían en otros partidos los votos berazateguenses).
No sólo no abandonó a Menem sino que lo acompañó en los momentos más difíciles, como cuando aquel debió declarar en Comodoro Py por las causas de contrabando de armas. En ese contexto, con Roby Fernández, le armaron un acto en el Cruce Varela el 14 de febrero de 2012 con un Frente Menemista de la Provincia (formado por los Partidos Unión Popular y la Confederación Laborista), donde Duckardt era nada menos que el coordinador provincial.
En junio del año siguiente, asistió a dar su apoyo al lanzamiento del espacio de Sergio Massa, a pocas cuadras de la vieja Municipalidad de Berazategui, donde una lista de unidad que no ha se había logrado en otros distritos lo había invitado para la entente de Tito Geneiro, Jorge Sívori, Riky Giacobbe.

Acompañado por Mata R., Guerrieri, Mussi, Claudio Staniscia, Valdez y Norberto Filippi.
Para el periodo siguiente, ya con la restauración conservadora que implicó la administración Macrì, Duckardt fue parte del peronismo que prioriza “la patria y el partido antes que a los hombres”. Recibió una silla junto al pope ‘Mata’ Rodríguez, con JJ Mussi como cabeza, en la unidad del PJ local en mayo de este año.

Con Valdez, Mata Rodríguez, Mussi y Hugo Guerrieri.
Alternaba la política con una persistente vocación familiar. Junto a sus hijas Alejandra, Valeria y Griselda, yernos y nietas, festejó sus 74 años el 23 de marzo. Llegó a compartir el cumpleaños de su querida Raquel el 18 de septiembre, siempre en encuentros de júbilo multitudinario.

Con esposa e hijas.
No será menor la emoción, aunque de distinto grado, la que acompañe la despedida de sus restos a partir de las 21 en la cochería Cuellas (Lisandro de la Torre y 11).
Quienes, en cambio, no tienen porqué emocionarse ante la muerte de un político a quien no trataron ni conocieron, al menos sabrán que con él se va uno de los últimos que supo conjugar aquella otrora noble profesión con la palabra empeñada.

2 COMENTARIOS

  1. La nota sobre mi padre es excelente. El era un hombre tan Sabio, con tanto amor y que veía siempre lo positivo de todo. Nos decia siempre (entra tantas cosas que nos decia) la vida es una Maravilla… Fue un adelantado como padre , podíamos hablar charlar debatir todo con el. Nos acompañó siempre en cada etapa de nuestras vidas . Nos enseñó tantas cosas, y tan valiosas que me reconfortan el alma aunque el no está físicamente. Gracias por su nota

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here